Call centers dan trabajo a personas bilingües deportadas

Carmen Álvarez Excelsior 

La investigadora Jill Anderson destaca que muchos dreamers deportados, además de trabajar buscan validar sus estudios para cursar la universidad.

Para muchos jóvenes deportados de Estados Unidos, el reencuentro obligado con su país de origen ha resultado menos terrible de lo que temían.

Arrancados de la marginación, la pobreza o prisiones para indocumentados, muchos de los llamados dreamers han hallado refugio temporal en los call centers donde conviven con otros mexicanos que tampoco hablan español o que simplemente no lo dominan.

El término dreamers originalmente se refiere a la DREAM Act, la ley que propuso el gobierno de Barack Obama para frenar temporalmente la deportación de indocumentados jóvenes que fueron educados como estadunidenses y no han tenido problemas con la ley, entre otros requisitos.

Jill Anderson, becaria del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la Universidad Nacional Autónoma de México, platicó conExcélsior de su encuentro fortuito hace unos años con unos dreamers que tomaban un breve descanso frente a un call center.

Tengo que salir de p*inche México”, vociferaba uno de ellos en inglés provocando las risas y la conmiseración de sus compañeros. ‘¿Y a dónde diablos piensas ir?’, resonó la respuesta que Anderson reprodujo en uno de sus informes de trabajo.

La académica, que llegó a la Ciudad de México en 2007, relató que de aquel encuentro surgió una investigación que quedó plasmada en su nuevo libro Los Otros Dreamers con fotografías de Nin Solis.

Se trata de una colección de testimonios sobre el choque cultural que han tenido que enfrentar los dreamers recién deportados que trabajan en loscall centers de las grandes ciudades de México.

Están retornando a todos los rincones del país pero se están concentrando en las ciudades. Sobre todo en el DF, en Monterrey y Guadalajara porque en su pueblo (de origen) no parecen encontrar mejores oportunidades”, dijo Anderson.

Son más de medio millón de dreamers, entre los 18 y 35 años, que han abandonado Estados Unidos en los últimos ocho años a causa de una campaña de deportaciones que de 2005 a 2010 sumó 4.4 millones de mexicanos expulsados.

“Conozco en las zonas rurales de Michoacán o Guerrero algunos casos donde las familias de migrantes jóvenes con niños pequeños se han fracturado a causa del estrés y las dificultades que  impone el regreso obligado”, dijo Anderson.

A pesar de ello muchos han ido superando el trauma de la deportación trabajando en los call centers  que se han convertido en el único lugar donde comparten sus costumbres, su sentido del humor, y sus esfuerzos por adaptarse a una patria que no conocían.

Trabajar en los call centers ha sido una opción atractiva para los mexicanos bilingües que están regresando a México después de vivir muchos años en Estados Unidos.

“Allí ganan 45 pesos por hora, sustancialmente más que el salario promedio de un joven adulto en la Ciudad de México”, escribió Anderson en su informe titulado From U.S.  Immigration Detention Center to Transnational Call Center.

Además reciben prestaciones como servicios médicos y una semana de vacaciones pagadas después de un año de trabajo. Beneficios que muchosdreamers jamás habían disfrutado en la economía semiformal de Estados Unidos.

“Algunos sienten ‘no tengo nada que hacer. Ya estoy aquí y no hay nada más que yo pueda hacer’”, dijo Alberto, uno de los deportados, a la académica.

Agregó que ha detectado la presencia de los dreamers a través de losgrafitis que identifican a las bandas delincuenciales de los barrios pobres de Estados Unidos, racialmente marginados y sin opciones viables de empleo ni de estudio.

En cambio los call centers transnacionales que en la última década crecieron más de 100 por ciento y amasan “enormes márgenes de ganancia” —pagando sueldos mucho menores que los de Estados Unidos y Europa— dan a los dreamers oportunidades que ni siquiera esperaban.

Alberto, quien fue deportado el mismo día que salió de prisión por un delito cometido a los 18 años, dijo a Anderson  que a pesar del sufrimiento que le causó la separación de su familia siente gratitud por la buena paga que recibe en el call center.

“Es el mejor empleo que he encontrado hasta ahora”, dijo. Ahora está ahorrando para comprarse un auto e incluso una casa en el futuro.

A pesar de eso no faltan los dreamers que encuentran tedioso y demandante ese trabajo y van de un call center a otro.

“Estoy aburrido y quiero hacer algo distinto, sigo avanzando en mi empleo; sin embargo… me siento frustrado”, dijo Rogelio, que también estuvo en prisión antes de ser deportado y sueña con ser un mecánico bien pagado.

Pero en su plática con Excélsior Anderson dijo que a dos años de que comenzó su investigación está viendo que muchos dreamers están aprendiendo rápido de lo mexicano para “rehacer sus vidas”.

“Muchos quieren estudiar, ése es todo un tema. Mientras están en los call centers buscan revalidar sus estudios para ingresar a una universidad”, dijo.

Y relató que la deportación les ha despertado el interés por la política, por analizar la cultura de Estados Unidos, su sistema de gobierno y de segregación racial y sus políticas de migración.

“Una de las conclusiones a las que estoy llegando es que los dreamers se están volviendo más bilingües en el proceso de retorno, y defienden su identidad bicultural”, dijo.

Anderson los describió como “semillas” de desarrollo para captar más servicios al cliente estadunidense que no suele darse cuenta de que está siendo atendido por jóvenes deportados mexicanos que hablan inglés casi sin acento y manejan tecnologías de punta.

Mientras tanto las firmas de desarrollo de programas informáticos empiezan a aumentar sus inversiones en México. Tiempo Development de Arizona, una de las de mayor crecimiento en Estados Unidos, anunció el 30 de julio la apertura de su cuarto centro de desarrollo de software.

La fabricante de computadoras Dell está solicitando un asesor en jefe de sistemas de integración, un analista de programas administrativos que se suman a más de 50 ofertas de trabajo este año para sus operaciones en Guadalajara.

Una tendencia que coloca a México como un país con potencial para seguir los pasos de India en producción de software, cuando las naciones se disputan la captación de talentos en la materia.

Garantizan seguridad con Programa Paisano

Para darle solución a los asaltos  y vejaciones que sufren los paisanos, se llevó a cabo una reunión  con los tres niveles de gobierno y  se organizó el Programa Paisano Invierno 2013 que iniciará el 1 de noviembre y terminará el 8 de enero del próximo año.

La ola de asaltos que sucedieron los últimos días en la carretera a Ciudad Anáhuac y a la altura del Bulevar Colosio tiene preocupadas a las autoridades de seguridad, y a pesar de enviar elementos para vigilar esos lugares, los asaltantes de autobuses de pasajeros y paisanos mantienen una logística que no ha sido descifrada ya que siguen los asaltos.

El presidente municipal, Carlos Canturosas Villarreal, asistió a la reunión en las instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM), para analizar el operativo que será implementado por medio de los cuerpos de seguridad como Secretaría de la Defensa Nacional, Policía Federal, Policía Estatal Acreditable, Tránsito, Protección Civil y Bomberos, para atender y guiar a los compatriotas que visiten Nuevo Laredo.

“Estamos coordinando esfuerzos para que la visita de paisanos, el ingreso y el tránsito por esta ciudad, sea seguro y confiable para ellos y sus familias. Redoblaremos la vigilancia para evitar que los turistas caigan en extorsiones y robos, no queremos que los elementos pidan piscachas a nadie, eso no se tolerará”, comentó.

El operativo se llevará a cabo con la participación de 260 funcionarios del INM.

Para ofrecer una mejor atención se instalarán módulos de información y baños públicos en los puntos más concurridos por los visitantes.

Durante los 62 días que permaneció el operativo de verano se documentaron en Tamaulipas 13 mil 272 mexicanos y 81 mil 552 extranjeros que cruzaron por los distintos puntos de ingreso al país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: